EL LADO FASHIONISTA DE LOS CONCURSANTES DE OT: GALA 6.

Buenos días,  
llega el momento de levantarnos, tomar ese café que hace maravillas con nosotros y enterarnos de lo que pasa en el mundo. Ayer por la noche, como muchos de vosotros sabréis, tuvo lugar la gala número seis del fenómeno nacional que trasciende en nuestra actualidad, la gala seis de Operación Triunfo. Lo cierto es que no hay engañarse, más del 85% de la población española se ha enganchado a este programa que tanta repercusión tuvo y perdió tiempo atrás. Los lunes por la noche abandonamos Netflix y ponemos Televisión Española.  
Estaremos de acuerdo en que esta promoción se ha adaptado a la generación millenial, y a la que no es millenial: besos entre personas del mismo sexo, artistas invitados, parones en directo para ir a hacer pis, Revolución sexual y un canal 24 horas que ha terminado por atraparnos. Todos tenemos nuestro o nuestros favoritos. 
Operación Triunfo ha revolucionado las redes: comentarios de odio, romances, critiqueo... Ha dejado de ser un programa exclusivo de música para convertirse en una suma continua de granos de arena que lo convierte en todo un espectáculo. 
Por otra parte, y en lo que realmente me voy a centrar, es en la auténtica polémica que ha causado el vestuario de los 16 participantes (ahora son 12). Comentarios desatan el terrible desacuerdo, desatino o incoherencia que muchas veces nos muestran actuación tras actuación. Mi artículo va a basarse, simplemente, en dar mi humilde opinión al respecto. Comencemos.


Antes de ponerme a escribir y tras ver los pases de micro, los mejores momentos, y un rato el 24 horas, para qué engañarnos, idealicé cómo los hubiera vestido yo. Honestamente diré, que en esta ocasión, los looks que concordaron con mi visión fueron los de Amaia, Alfred, Ricky, Cepeda, Roi Agoney. 
Independientemente de lo bien que cantan, que eso no lo podemos discutir, las canciones de esta semana moldearon este oportuno vestuario. Por un lado, tenemos a Amaia Romero. La favorita por excelencia por su naturalidad. Terminó siéndolo una semana más. Cantó 'So What' de Pink. Muchos se echaron las manos a la cabeza; demasiado rock para una chica tan dulce. El vestuario, pese a alejarse forzosamente de la chica, dio en el clavo. Similitudes al cuero, prendas ajustadas, cortas, mucho tacón y una actitud 10, hizo que la canción y ella fueran uno. Eso sí, ¿¡QUÉ DEMONIOS OS PASA CON EL PELO?! 



Después, vino el turno de uno de los duetos de la noche: Alfred Agoney con el tema 'The lady is a Trampde Frank Sinatra y Luther Vandros. Es un tema elegante, cargado de sentimientos encontrados y un poco de ironía. Estaba claro que el traje debía ser la prenda estrella. Alfred demostró tendencia con esa americana aterciopelada con las solapas de cuero. No hay duda que a este hombre el negro le sienta de miedo. Eso sí, si algo debo decir, es que quizás la pajarita tendría que haber sido de algún otro color. No entendí muy bien el cuello cisne de Agoney, pero me recuerda a Bustamante en sus tiempos. La americana, sin en cambio, me encantó, el satinado de las solapas, puro amor. No quiero opinar sobre la actuación porque no soy una experta en el tema, pero me pareció un numerazo, aunque a Alfred se le olvidara una frase. 



Algo muy claro tuve cuando vi que Mireya Ana Guerra cantaban 'Comiéndote a Besos' de Rozalén; al igual que Roi cantando 'La llamada' de Leiva, o Cepeda (nominado) con 'Quién', de Pablo Alborán: el vestuario debía de ser simple. Son canciones simples, que dicen mucho sin decir demasiado, que destacan por su negación a la extravagancia. ¿Qué puedo decir entonces?
 Estuve de acuerdo con el estilismo de Cepeda. La ropa no decía nada, quien tenía que decirlo todo era la canción, el verdadero foco protagonista; y olé por quien le cortó el pelo. 



Roipese a la pequeña extravagancia proveniente del estampado de la camisa, iba acorde con la canción. El resultado no desentonó demasiado con el estilo del autor de la misma. Quizás se inspiraron en él. Yo que sé. Los zapatos fueron un puntazo.



Sin embargo, discrepé totalmente con el resultado del dueto femenino. Me dio la sensación de que se iban de Nochevieja. Que sí, que muy guapas, porque son muy guapas, pero estéticamente resultaron un pegote en la simplicidad de la canción. 



Ricky, el otro nominado que cantó de 'Let me entertain you', de Robbie Williams, una canción de musical en toda regla, vistió de negro, tal y como me lo había imaginado. Debo decir lo sorprendida que quedé con la americana de lentejuelas. No me lo esperaba, y solo puedo decir que YO TAMBIÉN QUIERO UNA. Y aunque te hayas ido, puedes marcharte orgulloso.



Miriam cantaba 'Que te quería' de la 5ª Estación. No sé si le encontraréis algún sentido, pero la idealicé con un look bohemio. No sé si me vi influenciada por el estilo de Natalia, pero me llevé el chasco de la noche con ella. Todo lo bien que me pareció la semana pasada, esta semana se vino abajo. Muy guapa, pero no hay conexión con la canción. No sé por dónde cogerlo. Así que no voy a decir nada. 



Nerea le concedieron un regalo con la canción de esta gala, 'Quédate conmigo' de Pastora Soler. Una oportunidad ínclita para llevar un vestido largo. Cosa que no pasó. Al vestido le faltaba longitud y el escote era horrible. Nerea es bajita, el vestido le quedaba largo para ser midi y corto para ser tobillero. Estoy de acuerdo en que los azules le sientan genial. No tengo objeción alguna con el peinado. Fue un numerazo, y encima con Pastora Soler presente.



Aitana y Raoul cantaron uno de los temas más sonados de Justin Bieber, 'Let me love you'. Un tema actual. Me hubiera gustado ver a Aitana con un pantalón, quizá semblante al de su compañera de 18 años, Amaia, pero las y los estilistas del programa optaron por un vestido ajustado negro. Cosa que no entendí, la verdad. El vestido en sí, el estilo rockero y el peinado me gustaron. Siempre le cargan mucho los ojos, pero la canción lo requería. Si tengo que hablar de Raoul, puede que sus fans me maten: Justin no se pondría esa camisa en la vida, parece de padre. Los pantalones le quedaban niquelados, cosa que nadie discutirá. Ojalá se peinara así todos los días. Algo que debo decir a favor de este dueto es que me encantó que a ambos los vistieran con la misma gama cromática. Creo que fue un detalle por parte de los estilistas que jugó mucho a su favor.  



Puede que me haya dejado llevar por el momento y me haya quedado algo largo. Cuento con vuestras discrepancias. Solo daros las gracias por haber llegado hasta el final. Son artistas. De los pies a la cabeza. Son increíbles y ninguno merece marcharse, pero al fin de cuentas, esto es un concurso. 
Espero veros la semana que viene. 

Lauren Izquierdo. 

EL LADO FASHIONISTA DE LOS CONCURSANTES DE OT: GALA 6. EL LADO FASHIONISTA DE LOS CONCURSANTES DE OT: GALA 6. Reviewed by Laura Sánchez Izquierdo on 8:00:00 Rating: 5

2 comentarios