El armario perfecto

Quizá te haya ocurrido: abres tu armario, está completamente lleno pero "no tienes nada que ponerte". En este artículo te enseñaremos como mantener un clóset que te permita vestirte acertadamente y de forma rápida y fácil todos los días. 



1. Depura

Saca poco a poco la ropa del armario y revisa cada prenda. Valora si la conservaras o si ya es tiempo de donarla o desecharla si está en muy mal estado. 

¿Cómo saber si necesitas sacarla de tu clóset? Considera si:
-La prenda está manchada, rota, descolorida o si la tela está muy desgastada. 
-Ya no es de tu talla: te queda corta, muy apretada o incluso muy grande si bajaste de peso.
-El color no te favorece. Viste ese suéter en la tienda y se veía muy bien pero cuando te lo pusiste en casa te diste cuenta que te hacia ver de color verde. 
-No te la has puesto en un año. Con la excepción de ropa especial como trajes de baño o un vestido de fiesta por supuesto. 
-Simplemente no te sientes cómoda cuando te la pones, no te gusta como te ves y solo la conservas porque te sientes culpable de tirarla. 
-Te recuerda un evento triste. 


2. Clasifica y acomoda

Puedes hacerlo por tipo de ropa: suéteres, pantalones, playeras, blusas, abrigos, etc. También puedes clasificarla como deportiva, casual, formal, etc., para que en la mañana sepas rápidamente donde está la ropa que usas para el trabajo. Incluso puedes preparar con antelación algunos atuendos para el trabajo o para una cita romántica poniendo en una percha el traje con la blusa que combina, o un vestido con el suéter que le vaya mejor. 

Haz un bosquejo de los espacios de tu clóset en una hoja de papel y escribe donde iría cada categoría de ropa, así puedes borrar y cambiar hasta que estés satisfecha con el orden que le darás a tu closet.



Para los zapatos puedes usar cajas para guardar los que no usas durante la temporada y economizar el espacio. También puedes usar cajas grandes para tus bolsos. Los cinturones se pueden colgar en un gancho de ropa. Los pantalones puedes organizarlos dos en una percha o incluso doblados si son casuales. Si tienes muy poco espacio también puedes probar productos especiales para colgar bolsos y zapatos de las puertas del closet. 


3. Invierte

A esta altura ya tendrás tu armario ordenado únicamente con la ropa que usas, te queda bien y te hace feliz. Ya has dado el paso más importante, aunque hayas conservado pocas prendas tienes la certeza que te pongas lo que te pongas te sentirás agusto. Ahora sólo revisa que te hace falta. La ropa que usamos depende de nuestro estilo de vida; por ejemplo, si no haces ejercicio no necesitaras unos tennis para correr. Pero hay prendas básicas que la mayoría de las personas usamos con regularidad y sirven para muchas ocasiones como:

-Unos tacones negros
-Unos flats de color neutro
-Unos tennis o zapatos para caminar cómodos
-Unos jeans
-Un traje sastre en color neutro como negro o gris
-Una camisa blanca
-Un playera blanca
-Un suéter caliente y holgado
-Una chamarra de cuero
-Un abrigo para las épocas frías
-Botas color café o negro
-Una falda formal
-Una sudadera
-Un bolso grande

 


Parece mucho pero seguramente la mayoría ya lo tienes y sólo necesitaras invertir en una o dos cosas. Recuerda comprar colores que se puedan combinar fácilmente entre sí. También ten en cuenta qué colores te favorecen, pruébate la prenda en la tienda y si resalta tu tono de piel entonces cómprala pero si te hace ver decaída u opaca  entonces busca otro color. Las prendas y accesorios en colores muy brillantes puedes agregarlos cuando ya poseas los básicos. 

Finalmente, procura revisar tu closet al menos una vez al año para asegurarte que las prendas te quedan bien y están en buen estado, de esta manera todo lo que tengas te hará lucir perfecta todo el año. 



El armario perfecto El armario perfecto Reviewed by Daniel Delgado on 9:00:00 Rating: 5

No hay comentarios