En Navidad, ¡cuida tu estómago!

Ya están aquí de nuevo. Parece que fue ayer, pero ha pasado un año y de nuevo nos hemos plantado en Navidades. Fechas de regalos, reuniones, encuentros y... comida. Con la familia, con los amigos... Por eso es importante cuidarse y, aunque nos demos ciertos caprichos, hacerlo siempre pensando en nuestra salud.
Pero no solo podemos cuidarnos en Navidad: debemos hacerlo el resto del año.

Lo primero que tenemos que advertir son los turrones. Todo el dulce en general hace mucho más difíciles y pesadas las digestiones, por lo que en la típica bandeja familiar debería haber algo más ligero como frutos secos o una onza de chocolate negro. Si nos gustan mucho y nos cuesta resistir la tentación, podemos tomar turrón a modo de "picoteo" de merienda (no en exceso) o incluso en el desayuno.
Las comidas también hay que controlarlas. Por ejemplo, si antes de comer tomamos una pieza de fruta tendremos una sobremesa mucho más relajada y placentera.

Además, procura que con tus platos siempre haya una guarnición verde o alguna ensalada. No hay que centrarse exclusivamente en las patatas o los fritos en general.
Pero si aún así nos cuesta controlarnos, el ejercicio también ayuda. Caminar, hacer deporte todos los días o varias veces por semana nos ayudarán a controlar nuestra línea. Y lo bueno es que podemos continuar con esos hábitos el resto del año.
En Navidad, ¡cuida tu estómago! En Navidad, ¡cuida tu estómago! Reviewed by Daniel Delgado on 9:00:00 Rating: 5

No hay comentarios