Mitos y realidades sobre drogas




Existen diversos tipos de sustancias químicas que alteran la percepción del mundo. Podemos clasificar las drogas por sus síntomas de abstinencia, legalidad e incluso si son o no medicinales. Pero lo que todos tenemos claro es que cada droga debe tratarse de manera individual por su complejidad diferencial.

Está demostrado científicamente que las drogas provocan cambios en las células nerviosas del individúo, y por consiguiente, en sus neurotransmisores. El consumo de diversas sustancias para logar un estado alucinatorio, eufórico o narcótico viene desde  las primeras civilizaciones, que contenía un fuerte significado religioso, mágico y medicinal.

La droga más extendida en todos los continentes era el alcohol, consumido desde la Antigüedad gracias a la fermentación de grano, frutas, uvas, etc.

Drogas depresivas del sistema nervioso son: El alcohol, los opiáceos, tranquilizantes, ansiolíticos.

Drogas estimulantes del sistema nervioso son: Cafeína, tabaco, azúcar, cocaína y anfetaminas.

Drogas perturbadoras del sistema nervioso central y su actividad son: Cannabis, pegamentos, disolventes, alucinógenos (hongos, setas, LSD, PCP, etc.)


  •  La marihuana



Esta planta tiene usos medicinales  desde el segundo milenio a.C. en China. La marihuana se cultivaba en Asia Menor para el consumo en torno al año 8.000 a.C. y rápidamente se extendió por el resto del mundo como estimulante.

Los usos, aspectos y productos obtenidos del Cannabis es muy variado, y por tanto el modo de consumirlo. Los efectos que éste consigue son sedantes a la par que estimulantes, a veces incluso psicodélicos favoreciendo alucinaciones.

Que la marihuana dura solo “un par de horas” es un mito, puede llegar a durar incluso días según el metabolismo de cada individuo y la frecuencia con la que se consuma.

Por ejemplo, en usuarios ocasionales dará positivo probablemente pasado entre 1 y 4 días. Por el contrario, en usuarios frecuentes los estudios sugieren que pueden llegar a dar positivo después de 10 días pero no hay garantía de que un gran fumador esté libre de  metabolitos de THC después de los 10 días mencionados con anterioridad.

Otro de los grandes mitos sobre la marihuana es que estimula los mismos receptores del cerebro que el chocolate puro, pero… eso no es mito. La anandamina es una sustancia química que se encuentra en ambas sustancias pero no la cantidad puesto que tendríamos que consumir doce kilogramos de chocolate para obtener el mismo efecto que se consigue con un porro.

  • La cafeína




La cafeína es una de las drogas más antiguas junto con el tabaco y el alcohol. Las tres drogas crean dependencia en el consumidor. Actualmente el consumo de esta droga es como infusión, uso que se hace desde el siglo XV hasta la actualidad.

Normalmente produce un efecto estimulante psíquico facilitando la memoria, creando una sensación de placer y activando el sistema nervioso (el cerebro). Claro está, en cantidades normales.

La cafeína afecta al sistema respiratorio, circulatorio y nervioso. Cuidado con abusar de las cantidades, que por mucho que sea menos potente y dañino que otras drogas, no deja de ser una droga.

  •  El azúcar



El azúcar es una droga adictiva, más fácil de conseguir y la más peligrosa de la historia usada todos los días en todos los continentes.

No os sorprendáis ni penséis que es exagerado. Del mismo modo que el tabaco y el alcohol son una droga, el azúcar también.

Esta sustancia interfiere en el organismo creando dependencia e interfiriendo en el apetito del cuerpo creando un deseo insaciable a seguir comiendo. El usuario que consuma azúcar sentirá una necesidad inminente de más y más. ¿O no le ha pasado de comer galletas hasta reventar por mucho que le doliera la tripa o que ya no tenía más hambre?

¿Qué medidas se van o se esperan tomar?
Se está luchando por concienciar a la humanidad sobre este problema indicando carteles en dulces y refrescos.

Estudios recientes declaran que el azúcar provoca sensación de placer y efectos neuronales similares a los que se experimenta con la cocaína y la morfina reactivando las mismas regiones del cerebro. Tristemente el azúcar tiene una relación estrecha con enfermedades crónico-degenerativas.

El azúcar se encuentra en prácticamente cualquier alimento o bebida, sea dulce o salado.
Hagan una prueba, cojan el paquete de calamares del congelador ¿Tiene azúcar? ¿Y el queso?




  •  Las hierbas no son drogas



Si consideramos drogas a cualquier  sustancia, natural o creada en un laboratorio, que cambia la forma de actuar del organismo podríamos decir que las hierbas o medicamentos del botánico son tóxicos menores, aunque como todo, depende de la cantidad ingerida y pureza.

  • El alcohol produce sueño



Es cierto que el alcohol facilita el sueño al principio pero puedes despertarte agitado generando insomnio. El alcohol es un depresivo que adormece el sentido del tacto y altera el cerebro y la orientación.

  • Las drogas ilegales son más peligrosas que las legales



Las drogas legales no tienen por qué ser menos dañinas o menos perjudiciales para el organismo. Si ponemos como ejemplo clave el alcohol, una droga legal, crea una mayor dependencia física y psicológica respecto a otras drogas ilegales. Es más, las muertes por sobredosis de alcohol se incrementa cada año.

La nicotina, una sustancia que podemos encontrar en el tabaco, produce más adicción que la heroína o la marihuana. El alcohol y el tabaco matan 50 veces más que la heroína o la cocaína.








Mitos y realidades sobre drogas Mitos y realidades sobre drogas Reviewed by PATRICIA MARTIN MARTINEZ on 21:34:00 Rating: 5

No hay comentarios