Rutina pre-examen


Cuando tenemos un evento importante de este tipo en puerta pareciera que no tenemos cabeza para pensar en nada más, no sé si sean los nervios, el estrés o la mala organización pero todo nuestro mundo se vuelve al revés.
Por eso es elemental tener un plan de escape reservado para cuando sientas que ya no puedes más y no sabes por dónde empezar.

1. Check list.
Siempre, siempre, siempre una lista con todos los pendientes es buena idea  (no sé si más que París pero casi). Te ayudará a tener en claro y a organizar lo que debes hacer. Esta la puede pegar en tu cuarto, para que la visualices constantemente o sí sueles usar agenda, apuntala ahí.

2. La segunda y mucho más detallada check list.
Esto en caso de que alguno de los pendientes de la primera lista necesite más de una cosa por hacer para poder palomearlo. Por ejemplo, sí pusiste “estudiar”, deberás poner que temas tienes que estudiar en la segunda lista, incluso puedes aprovechar y hacer tu guía de estudio en forma de check list e ir palomeando cuando sepas que ya dominas cada tema.

(Otro tip para esta guía de estudio es poner palabras claves que te ayuden a recordar, el cerebro registra mejor la información sí lo asocia con otra cosa que ya dominé).

3. Planea el outfit que usarás ese día.
Nada es más inspirador que sentirte cómoda con lo que vistes y así cuando te levantes ese día no perderás tiempo en escoger que ponerte. Esto reducirá la ansiedad matutina y podrás invertir esa energía en darle la última repasada a tu preparación del examen.

Nota: Cuando dije cómoda, no significa que uses pants flojos y la sudadera de tu hermano. Procura verte presentable en toda ocasión. Recuerda que tardas el mismo tiempo en ponerte unos jeans bonitos que un pants roto ;)

4. Acomoda tu bolso.
Durante generaciones, el bolso pasó de ser solo un accesorio para la mujer a convertirse en el artefacto más completo y elemental para todas nosotras. Ahí llevamos desde un lip stick, agenda, cartera, llaves, espejo y todas estas cosas que puedes necesitar. Las abuelas son sabías y bien dicen que “mujer prevenida vale por dos”.

5.  Estudia como sí no hubiera un mañana.
Este es el momento perfecto para volverte loca y devorarte los libros, leer y repetir mil veces hasta que seas experta en el tema. Piensa que no habrá otro momento de preparación y que el nivel de desempeño que inviertas en este momento será directamente proporcional al resultado final.

6. Evalúate.
Ya sea con una amiga o tú misma, interrógate acerca de lo que has aprendido, así sabrás que te falta repasar y que temas ya tienes bajo control, puedes hacer un examen escrito y calificarte después o pedirle a alguien que te pregunte. Esto también incrementará tu seguridad ante el examen, porque valoraras que ya estas lista para obtener la mejor calificación.

7. Medita.
Ya que tienes todo organizado y que estudiaste como loca para ese examen, tienes todo preparado y la fecha se acerca, nada más reconfortante que una buena sesión de meditación para conectar tu cuerpo-alma y mente en la misma sintonía y así estar más concentrada que nunca. Ponte pijama y crea una atmosfera de paz en tu cuarto y la noche anterior al examen medita antes de dormir.

Sí no sabes cómo hacerlo o sí aun no eres experta en dirigir tus “oms”, existen otras alternativas, en youtube hay infinidad de videos con música y meditaciones dirigidas que puedes utilizar, sólo pon tu teléfono en modo silencioso para que no te interrumpa ninguna notificación y ponte audífonos, relájate y concéntrate. Veras que esto marca la diferencia y reduce significativamente el estrés, lo que te ayudara a dormir mejor y descansar tu cerebro para que la mañana siguiente este al cien.

8. Levántate temprano.
No tiene caso, salir corriendo a medio vestir y sin desayunar de tu casa sólo porque pospusiste el despertador. Es una fecha importante, necesitas darte el tiempo para alistar todo y sin preocuparte porque no vas a llegar.

9. Desayuna, por favor desayuna.
Nada es más importante que nutrir nuestro cuerpo y comprometerte con procurar su bienestar, así que no hay pretexto come un poco de fruta y cereal, y date chance de aumentar el consumo de calorías, el cerebro necesita de aceites naturales y glucosa para conectar mejor las neuronas y con ello recordar la información programada. Así que ya sabes, incluye miel de abeja en tu menú matutino.

10. Ya no estudies más.
Sí ya te sientes segura y te esforzaste en días anteriores por almacenar todos los datos que vendrán en tu examen no es necesario que prolongues la tortura, mejor disfruta del camino a la escuela y refréscate antes de empezar el examen.

Te deseo todo el éxito y cuéntame cómo te resultó en: @barraza_ak

Puedes leer más sobre mí y lo que hago aquí:




Rutina pre-examen Rutina pre-examen Reviewed by Ana Karen Barraza on 1:19:00 Rating: 5

No hay comentarios