Lolitas

             
Como si no fuera suficiente que desde que somos pequeñitas nuestros padres nos condicionan para que encontremos el príncipe azul (leyéndonos Cenicienta, la Bella durmiente etc…), que estemos felices forever ever y que tengamos muchos hijos- porque ese es lo que debe de cumplir una mujer en la vida sino es que algo está mal-que nos tenemos que cuidar porque sino el marido se irá con una chica más joven. Pues ahora, gracias a los spas para pré-ados, las niñas de entre 6 y 15 años pueden ir a recibir tratamientos de belleza como sus mamas. Para algunas de ellas no cabe duda que eso es necesario a la sobrevivencia de su progenitura para poder crecer sin complejos en esta sociedad de la imagen. Este concepto llega directamente de Estados Unidos en donde sabemos que los concursos de belleza para niñas son algo muy común y acaba de abrir sus puertas en Paris. Mi pregunta es: ¿porque no existen gimnasios para niños de 6 a 15 años? ¿Por qué no se exige lo mismo de los niños que de las niñas?

  Pues dejadme aclarar unas cosas, el príncipe azul no existe solo hay zapos. A parte quien quiere un príncipe azul ¿de verdad?, el pobre chico es de un aburrimiento sin nombre, lo hace todo perfectamente, hasta su casco Playmobil (pelos) es perfecto sin un pelo que le sale de tanta gomina que le pone. Todos somos seres imperfectos y eso es lo que hace interesante el encuentro con otra persona.
Por otro lado, el tener hijos no es una obligación, ¿pensáis que los hombres se están comiendo el coco? pensando ¡ala ya tengo tantos años debería de tener hijos! O ¡uff tengo 32 años y no estoy casado! ¡Qué va! Pues para las chicas debería de ser igual y dejar de vivir con esta espada de Damocles encima de la cabeza. El papel de la mujer ha cambiado y las costumbres también entonces hay que dejar atrás las ideas recibidas que son erróneas en los tiempos actuales.
En las series que veía en mi adolescencia (Dawson crece, Beverly Hills etc…), las parejas a la pantalla iban cambiando cada dos episodios. ¿Qué dice eso de la sociedad en la cual vivimos? Que hasta el amor es un mercado, elegimos un producto X y cuando vemos que tiene fallos lo tiramos a la basura para ir con el producto Y. Luego son adultos que no se saben comprometer a largo plazo, que viven cada relación como un contrato de trabajo a duración definida. No pasa nada eso puede ser un estilo de vida, el ir de flor en flor, no es porque la sociedad dice que tenemos que estar en pareja y casarnos que es lo que tenemos que hacer.
Que pasara con estas niñas que a su más joven edad están ya sometidas a la vida de una mujer adulta? son niñas que solo se deberían de preocupar por divertirse y jugar con sus muñecas. Pero sus muñecas ¿cuáles son?  La Barbie, todas queremos parecernos a Barbie hasta que entendemos que ella solo es el concepto de mujer fatal nacida de la fantasía de un hombre. Mismo hombre que no se molesta en ir al gimnasio para trabajar su cuerpo mientras nosotras si.
Llevar las niñas a estos centros de belleza solo va a fomentar aquel fenómeno de que soy guapa entonces soy tonta como podemos ver en muchas pelis de EEUU. Y como soy guapa se me abren todas las puertas y el mundo está a mis pies. Pero llega un momento en que dejo de ser tonta porque quiero que los demás me vean tal y como soy realmente. Parece que esta sociedad híper erotizada fabrica Lolitas haciendo que descubran su feminidad y sexualidad más temprano de lo que debería de ser.
Camille.
Lolitas Lolitas Reviewed by Daniel Delgado on 9:00:00 Rating: 5

No hay comentarios