Profesores, familia ¿cuál es el problema?

Sin duda, como en todos mis post, lo único que pretendo es transmitiros mi opinión, la mayoría de las veces basada en mi experiencia. En este caso, quiero hablaros de la adolescencia. De una adolescencia que gracias a Dios no es la mayoría, pero que en España también existe. Muchos no la conocéis, o tal vez sepáis que existe pero la veis lejana, pues no, porque os diré que en nuestro país alomejor no tan diferenciado como en otros, pero las clases sociales existen. Este post habla de la adolescencia “marginal”
Ya de por sí, independientemente de la clase social a la que pertenezcas, ser adolescente es en mayor o menor intensidad sinónimo de conflicto, tanto para la familia como para el propio adolescente.

museorefineria.blogspot.com 
Jamás estaré de acuerdo con que un adolescente es mejor o peor por el sitio donde se ha criado, o por la familia que tiene…no, creo que eso es un factor importantísimo, pero que la calidad humana la tiene cada uno. Muchas veces el adolescente acusa a sus circunstancias para no asumir sus errores y ahí es cuando empieza el círculo vicioso.
Pero ¿qué pasa cuando la “calidad humana” existe? Entra en escena la falta de…la falta de todo.
Falta de educación, falta de medios…
Estos adolescentes crecen con un desconocimiento absoluto de lo hay más allá de su círculo, no saben como viven otras personas y si lo saben, lo ven inalcanzable, igual que pasa desde el otro lado, claro está. Comienza el error desde que son pequeños y, con suerte, lo descubrirán según vayan alcanzando la madurez, aunque en algunos casos sea un poco tarde.
Para no prolongar mucho el post, comenzaré desde el instituto.

A día de hoy, el instituto yo lo comparo con una granja, tantos diferentes en un mismo lugar y la única preocupación es engordarlos para que sean productivos el día de mañana. Pero da igual el como, a nadie le importa, si éste es el pienso que han de comer ese será, si uno de los polluelos dejara de comerlo nadie se daría cuenta hasta que apareciera muerto entre sus hermanos…así veo yo las cosas. Tal vez no estéis de acuerdo conmigo, pero digo yo que es mi opinión y los que lo vivieron conmigo, saben que estoy diciendo la verdad.
En el instituto, nadie apostaba por nosotros, sabían que allí no había médicos, ni abogados, ni ingenieros, dudaban incluso que saliéramos de allí con el título, con lo cual el objetivo era, sin más, que pasaran los días lo antes posible. “dicho por algunos profesores delante de mí” y es que la verdad por ahí iban los tiros.
Algunos teníamos problemas en casa, algunos horribles y ahí solo importaba que aprendiéramos matemáticas. Muchos estábamos perdidos y ellos lo sabían, psicólogos, Dpto. de orientación, jamás conocí eso en mi instituto. Allí no aprendimos nada más que a sentirnos más inútiles cada día al ver cada asignatura como un universo paralelo que se nos escapaba de las manos.
Luego añadir los que sí son problemas típicos de la adolescencia, que estos tomaban protagonismo en nuestras horas libres. De esos tampoco nadie se preocupó.
Teníamos sed de que alguien, en algún momento, nos mostrara un mínimo de humanidad y nos enseñara algo de lo que verdaderamente pudiéramos comprender. Algún profesor, en algún momento, se le vio un acercamiento y ese, creerme, para nosotros era el mejor. Porque alomejor algún día cerraba el libro y nos escuchaba. O en el patio en vez de hacer corrillo con sus colegas, se sentaba con nosotros y le hacíamos uno más, orgullosos de ver que alguno de ellos era de carne y hueso y que, a su modo nos podía ayudar aunque fuese solo con la palabra. Gracias Teo, gracias Julián.

espacodasmensagensreflexoes.blogspot.com
Es muy duro que una compañera en medio de una clase me tire una pelotita de papel diciendo “acabo de ver a mi padre por la valla, otra vez mi madre le ha denunciado y no puede venir a recogerme” y que la profesora lo vea y nos saque a las dos al pasillo hasta que acabe la clase para que “nos contemos nuestras cositas fuera” gracias Srta. Yolanda, no lo olvidaremos…
Ahí empieza nuestra difícil comprensión de cómo funciona esto. 

Lo demás ya viene rodado, cada uno elige el camino y como las tortugas, tendrán suerte si llegan vivas al mar.
Porque algunos, repito, no conocen otra cosa, saben que su futuro jamás será el que sueñan, sienten que hablan otro idioma respecto al de la gente que sale por televisión, me refiero a los programas de la 2.
No comprenden qué dice el telediario cuando lo escuchan y cuando van al médico, salen de allí y no saben explicarte exactamente de qué están enfermos…
De qué nos han servido tantas asignaturas, tantos controles, tantos exámenes… a mí a día de hoy me suena a criba.
Me sorprende que ahora, a un niño de 6 años en un colegio de pago le diga la profesora que cuando sea doctor, será el que mande a los enfermeros…

Que sepáis que esto existe, que está ahí y que no está tan lejos. Os dejo algunos enlaces para que veáis el fruto de nuestra formación, estudios realizados con titulares como estos:







                            
                                                                                                                                                          Noeli
Profesores, familia ¿cuál es el problema? Profesores, familia ¿cuál es el problema? Reviewed by Daniel Delgado on 8:00:00 Rating: 5

No hay comentarios