Mercedes-Benz Fashion Week Madrid: Días 1 y 2

Día 1:

Arrancamos con unas ganas gigantes esta 55 edición de la pasarela de la moda madrileña.

Roberto Verino era el encargado de abrirla, como es la costumbre. No sé si es porque le tengo especial cariño o porque me suele enamorar con sus vestidos; pero su desfile suele ser uno de los mejores.

Con la propuesta de moda en la calle, Verino pretende acercar a todos los bolsillos prendas de lujo. Vestidos de cóctel con pedrería que nos transportan a los años veinte, justo antes de la Gran Depresión cuando el lujo era un habitual. Maxi collares de cristales, faldas  detalles en pelo, pantalones con mucho volumen y encaje para ellas. Abrigos con corte de levita en pana marrón, chaquetas de terciopelo negro con aplicaciones y abrigos de pelo para él.


Segunda edición de la semana de la moda sin el gran Jesús del Pozo, pero los directores creativos de la firma han sabido seguir su línea a la perfección. Lanas, sedas y gasas se combinan en un colección que gira en torno al marrón y al ocre con prendas en azul klein. Vestidos negros con pailletes y pedrería, con corte de kaftanes. Una colección fría en una pasarela sin un solo adorno.


Francis Montesinos llenó la pasarela de humo blanco y recuerdos de todos sus viajes. Desde plumas en sombreros y vestidos hasta combinaciones de seda en morado, azulones y verde con unas caídas impresionantes. Vestidos y abrigos con bordados étnicos y mantas de alpaca convertidas en capa nos transportan a Sudamérica. Para chicos estampados en pantalones y chaquetas y abrigos de pelo.
Cierran es desfile los vestidos de Montesinos al más puro estilo folclórica; como combinar borgoña,rosa, verde y pedrería con unas colas gigantes de seda.


Duyos me tiene ganado desde hace mucho, pero si el desfile es con la Danza Macabra de Camille Saint-Saëns pues no puedo hacer más que adorarlo. Dorados y negros en combinación de tejidos rígidos y con vuelo, impresionantes vestidos de seda con caídas espectaculares; transparencias y tejidos superpuestos. Prendas muy estructuradas y con aplicaciones de pelo en las mangas.


Victorio y Lucchino sorprenden con una colección muy sobria, prendas ready to wear donde la feminidad y la elegancia ponen el punto de la firma. Mostazas, cianes y cliamen para vestidos con la cintura ajustada y abrigos amplios con gorros y clutch de pelo. El rojo, el ciclamen y el verde han sido los colores estrella de la colección. Una colección con estampados muy juveniles y preciosos bordados. El encaje negro vuelve para el invierno que viene junto con el guipur en faldas y vestidos.


Ágatha Ruiz de la Prada no me queda más que admirarla por hacer lo que le sale a ella de su soberano corazón. El aire del desfile es más relajado, las modelos van riéndose y lo bueno de la risa es que termina contagiando. Medias de tricot, maxi abrigos de pelo rosa y todas con  bolsos muy parecidos al Candy Bag de Furla con un perfume de Ágatha, una revista de moda y un complemento de la marca.


Día 2:
Empezamos la segunda jornada con ganas pero agotados tras las dos fiestas de Oppening de la noche anterior.

Es el turno de mi favorito de todas las ediciones: Andrés Sardá. Pensé que nada podría superar el desfile de febrero del año pasado inspirado en la pintora mexicana Frida Kalho; pero con este desfile inspirado en los cabarets de principios de siglo, Nuria Sardá se ha coronado en el 50 aniversario de la firma. Vestidos drapeados, transparencias y ropa interior con aplicaciones de strass y encaje transparente. Corsés de plumas y dos vestidos de cierre que eran obras de arte. Gasa vaporosa con aplicaciones de pedrería dorada y rosas de gasa nude en una maxi cola rígida.


En el desfile de Amaya Arzuaga pasamos a la sobriedad envuelta en aires de alta costura. Amaya ha sabido combinar a la perfección telas de pret-a-porter con patrones de la alta costura, tejidos rígidos con vaporosos. El contrate es la clave de la colección donde el blanco, el negro, el morado y el rojo han sido los colores principales.


El problema de Juanjo Oliva es que dejó el listón muy alto el año pasado y teníamos demasiadas expectativas puestas en él, y como siempre que se crean altas expectativas, se termina decepcionando. La colección es muy buena, no lo niego, pero podría haber sido mucho mejor. Juanjo se atreve con los colores fuertes, amarillos y azulones se mezclan con el nude y las transparencias. El leimotiv de las prendas; cremalleras doradas en camisas, vestidos y faldas.

Ángel Schlesser sabe jugar con las caídas de los tejidos y los vestidos y kaftanes son espectaculares. Faldas y vestidos de guipur negro, tejidos dorados metalizados y trajes de tweed. Recupera las lentejuelas un año más y añade pedrería y aplicaciones en los hombros.

Miguel Palacio me ha sorprendido muy gratamente este año con uno de los mejores desfiles del jueves. Las cinturas entalladas en los vestidos en azulones iban rematadas con vivos en dorado. Pelo negro con detalles en mouton marrón, toreras de lentejuelas doradas y pantalones con muchas pinzas. La mezcla de tejidos es la clave, terciopelos y sedas.



Antonio Miranda.
Mercedes-Benz Fashion Week Madrid: Días 1 y 2 Mercedes-Benz Fashion Week Madrid: Días 1 y 2 Reviewed by Daniel Delgado on 15:00:00 Rating: 5

No hay comentarios